¡Good Mood Mag ya está aquí!

Las cosas que mejor salen son aquellas que se hacen desde el corazón. Aquellas que salen solas, con mucha ilusión y mucho Good mood.

Y esta es una de ellas. Quién me iba a decir a mi que el curso Hello!Blogging iba a dar tanto de sí. Fue un curso bien orientado y con un foro muy activo. Una vez finalizado, se notaba que había ganas de más. Synergies 2.0 Club fue el resultado de esa necesidad de ponernos cara las unas a las otras. Y Pepa y su maleta la artífice. Lo organizo todo al dedillo para pasar una estupenda mañana en Madrid disfrutando de un delicioso brunch y por fin, desvirtualizarnos.

Después vinó Puntomom. Como ya os conté aquí, Puntomom marcó  un punto de inflexión. Yo no puede asistir al Synergies pero fue allí donde tuvo lugar mi primera toma de contacto con compañeras de curso, mi presentación en sociedad jajajaja. Conocerlas fue genial, crear sinergías es fantástico.


puntomom photocall para good mood mag

Pasados unos días, de repente Mary Galou manda un mensaje por Facebook comentando que tenía un proyecto en mente y que si estábamos interesadas "que levantáramos la mano". Y así, sin saber para que ni como ni donde... levanté la mano. Yo y 26 compañeras más. El proyecto, como nos explico, era una revista digital. Pintaza ¿verdad? 
Desde entonces, ha habido mucho trabajo detrás, mucho brainstorming, mucho whatsapp, muchas horas,... Mary se quedo como Editora y es que no podía ser de otra manera. Es una directora de orquesta alucinante. Se nota cuando se tienen las ideas claras, sabes el camino a seguir y tienes presentes tus objetivos en todo momento. Ha dirigido, organizado, respondido a todos y cada unos de los emails y whatsapp y os puedo asegurar, que no es tarea fácil. Siempre con criterio y buenas maneras. Y Mary, de verdad, es muy de agradecer.

colaboradora good mood

Lo que estoy aprendiendo, no esta escrito. De hecho, hay términos, aplicaciones, temas en general que me suenan a Arameo antiguo y que, algunos días me han hecho dudar si seguir adelante o no. Una que tiende a infravalorarse. Pero lo ví como un reto, una oportunidad de aprender, de crecer, de seguir entrenando el ojo.
Tras crear secciones y asignar jefas de sección con más cracks al frente, se asignaron piezas y ¡a crear!


Todo ha seguido el orden natural de una revista: entrega de piezas, retoques, maquetación, correcciones, problemas de última hora, maquetación de nuevo,... Y aquí, un monumento para la jefa de edición y maquetación y ayudantes.

Hoy ha sido el lanzamiento oficial pero estoy segura que habéis visto fotos en todas las redes sociales con el hashtag #meponedegoodmood. Ha sido una campaña muy activa, un gran acierto porque conseguimos lo que queríamos: intrigar al personal y llamar vuestra atención.


Campaña teaser GoodMood

Pero no quiero dejar de dar las gracias a mis compañeras, a todas, las 26 mentes inquietas. No esta mal que yo lo diga pero estoy muy orgullosa del trabajo realizado y de compartir con vosotras este maravilloso proyecto. Cada sección, cada pieza, cada fotografía es mejor que la anterior. Y gracias por lo mucho que me estáis enseñando.
Y después solventar algún que otro problema técnico, ya está aquí. Os recomiendo que leáis la revista. En la playa, en la piscina, de camino a vuestros trabajos o por la noche mientras todos duermen. Es buena, es entretenida, vais a descubrir muchas cosas y sobre todo, vais a disfrutarla mucho.


lanzamiento good mood mag

Y vosotras ¿Practicáis el Good Mood?