17 may. 2016

SdB Travels - China y Taiwan 1ª Parte


¡¡¡Ya estamos de vuelta!!! Y ha sido un viaje espectacular. 

Tras 14-16 horas de vuelo, finalmente llegamos a Pekín. Eran las 7 de la mañana y allí no había quien respirara. Lo que parecía niebla en realidad era una nube/boina de contaminación tremenda. Fue llegar al hotel y echarnos a la calle. No se si era la contaminación, la humedad, el jet-lag (o la combinación de las tres) pero era imposible mantenerse en pie. Pero decidimos dirigirnos a la inmensa Ciudad Prohibida.

¡Madrecita del alma querida... la que tienen allí montada! 

Nunca había visto tanto chino junto, creo que estaban todos allí, juntos y revueltos... y ruidosos... porque tengamos en cuenta que era 1º de Mayo, Día del trabajador y en China... ¿Pillas verdad? Pues eso.. imposible andar o ver mas allá de cientos de miles de palos selfies... Pero lo conseguimos. Para muestra un botón...





Desde ahi, a dormir un rato para coger la tarde con fuerzas. La tarde la dedicamos a andar y andar y andar (las distancias son tremendas). Visitar los típicos Hutongs, la plaza de Tian'anmen que es ¡ENORME! Sentarse allí un rato y observar a la gente y el lugar es sencillamente increíble.

*Nota mental: los niños-bebes chinos en edad de quitarles el pañal, llevan unos pantalones con una abertura para que les sea más fácil hacer pis/caca... ahí lo dejo.




El día siguiente lo dedicamos a visitar la Gran Muralla China. Cogimos con la excursión con el hotel directamente. Antes de llegar teníamos que visitar la Fabrica de jade por si nos apetecía comprar en plan souvenir... La zona de muralla china que visitamos fue Shayu. 

Tuvimos mala/buena suerte. Llovía a mares y hacia fresquete pero eso supuso ver la muralla sin demasiada gente... que es de agradecer... Las fotos son más grises si, pero es... 

¡¡¡La Muralla China!!!












De vuelta a Pekín, nos llevaron a una Sala de Té donde probamos unos tes exquisitos.




Por la noche, de visita a los mercados nocturnos. Uno que nos impresiono es el mercado de ....
Comoda fresca y recien hecha. El menú: escorpiones, serpientes, arañas, ciempiés, caballitos de mar, estrellas de mar, saltamontes... vamos delicatessen!! Solo apto para valientes o sin estomago...






También había churros...








Y algo de Frikismo que nunca viene mal...







Visita obligada algún centro comercial para buscar mi ejemplar de "El Principito".









El último día en Pekín antes de partir a Taipei lo dedicamos a visitar algunos de los parques y templos más importantes de la ciudad. El día nos sorprendió con un sol radiante y ni una sola nube (contaminada o sin contaminar).































Y como dice el refrán... "Allá donde, vayas haz lo que vieras" (corregirme si no es así). Un poquito de Taichi + Kung Fu. Y allí,  entre arboles, donde la media de edad era de 70 años, estire partes de mi cuerpo y realice posturas alucinantes. Ahora entiendo la longevidad de los asiáticos. Yo me quede nueva, oxigenada y de un tremendo buen humor... y no se me dio nada mal ;-)




En resumen, lo que menos me gusto de Pekín fue... Pekín en si misma  Quizás porque ya conozco otras ciudades asiáticas o por una mezcla de sensaciones, me esperaba más. Solo me sorprendió su grandiosa arquitectura e historia pero no me gusto casi nada la ciudad. Me pareció muy sucia, sus habitantes un pelín sucios también y bastante mal educados. Y como todo no iba a ser negativo, lo que más me gusto: sus templos y su solemnidad, te hacia desconectar totalmente del ruido exterior, los parques con multitud de grupos haciendo Taichi, Yoga, Kung Fu, el té.

Y hasta aquí, la primera parte del viaje. Pronto vuelvo con nuestros días en Taiwan.

pekin