DIY Reciclaje - De rueda a puf

de rueda a puff

El reciclaje está de moda. Muebles, ropa, artículos de decoración, juguetes,… cualquier cosa vale y cuanto más vintage, mejor que mejor. Hemos visto como objetos que seguramente habríamos tirado, ahora les damos una nueva oportunidad. Si no que se lo digan a las cajas de frutas o los pallets que están viviendo una segunda juventud…

¿Y que surge de juntar el reciclaje con la tendencia del DIY - hazlo tu mismo- ? Un cóctel maravilloso. Con el DIY de este mes/número os presento un objeto que a priori, hubiéramos desechado sin dudarlo ni un segundo pero que tiene infinidad de posibilidades: la rueda.

Os dejo algunas imágenes como inspiración.

Ruedas pintadas:

de rueda a puff



Ruedas forradas con tela:

de rueda a puff

Ruedas forradas con cuerda:

de rueda a puff

Decoración en general:

de rueda a puff

En nuestro caso hemos optado por reconvertir una rueda en un puf perfecto para disfrutar de las largas noches de verano al fresco. ¿Nos ponemos manos a la obra? 

Empezamos por los materiales:

de rueda a puff

Lo primero que tenemos que hacer es lavar muy bien la rueda para quitarle todos los restos de suciedad y grasa.

Pintamos con una pintura acrílica. En mi caso he elegido un tono azul aguamarina, muy veraniego y uno de los colores de tendencia este verano según Pantone. Un color acuoso inspirado en el aire y en la frescura. Combina con tonalidades similares o con su mayor contraste, el Marsala, el color del año 2015 .

de rueda a puff

Dejamos secar siguiendo las indicaciones de la pintura seleccionada.

A nuestro puf le vamos a colocar un asiento, así que.. manos a la obra que nos toca ¡tapizar!

Lo primero que haremos será cortar con un cutter la plancha de esponja a la medida del tablero. Cortamos la tela a la medida del tablero pero dejaremos 4 cm centímetros más de margen (el grosor de la esponja) y 2 cm más para los dobladillos. Empezamos fijando la tela con una tachuela por uno de los extremos. Y tensamos justo en el lado opuesto. Al tratarse de un circulo, colocamos las tachuelas como si estuviéramos haciendo una cruz. Nos aseguramos de tensar muy bien la tela.      

*Nota: si tenéis grapadora, el trabajo será más rápido.


A partir de ahí hacemos lo mismo en los espacios intermedios hasta terminar de tapizar el asiento.
Cortamos el sobrante de tela.



¿Qué os parece el resultado? Muy veraniego, alegre y cómodo. Os animo a que busquéis objetos y les deis una segunda oportunidad… el resultado puede ser sorprendente.

Disfrutar el verano en familia y con amigos pero sobre todo con mucho “Good Mood”.



Pd: Gracias a Signus por encargarse de la búsqueda y cesión de la rueda-