De Cañas + ¿Escribes un blog?

Lo siento, no soy de café. Lo he intentado pero ¡me pongo a mil! Como mucho un descafeinado o un té. Pero es que lo que más me gusta es una caña fresquita. Como no podía ser de otra manera, y siguiendo la estela de posts cafeteros, comienzo nueva sección en el blog con De cañas. 
Por eso, cada mes nos tomaremos esas cañas virtuales junto@s. ¿Me acompañáis? 

Si estuviéramos tomando una caña... te hablaría de lo que me ronda en la cabeza tras la resaca post-Puntomom. Cuando dije que iba a Oviedo a un evento Blogger me encontre con reacciones variopintas: la más común el típico mutis por el foro y el cri-cri de los grillos de fondo...

El año pasado, las vacaciones en Cádiz dieron para mucho (mi querida Cádiz, siempre me resultas taaaan inspiradora!). A raíz de apuntarme a un taller de Scrap en Madrid, algo se removió dentro de mi y comencé a escribir el blog.


Hasta hace tres meses nadie sabia que tenia un blog. Solo el maridín. Ni padres, ni hermanos ni familia o amigos. Comencé a escribir por gusto pero también con la intención de retomar el hábito de escribir, de investigar páginas y perfiles bonitos en la red, hacer manualidades y encontrar hobbies,... En definitiva, descubrir hasta donde puedo llegar y comenzar un proyecto como posible Plan B

Al final me decidí a hacerlo "público"porque la finalidad última de escribir un blog es que alguién, además del maridín, te lea. (¡Gracias siempre por tu apoyo incondicional!). 

El primero fue mi hermano del cuál obtuve muchos ánimos. Él suele ser el primero en saber mis planes. Y a continuación, mi madre. Como buena madre y además, discreta, sentenció: "Eli, ¿es necesario que la gente te conozca?¿que sepa tanto de ti? Razón no le falta a la mujer pero "Mamá, el blog no deja de estar relacionado con el mundo de los niños, actividades, viajes, manualidades,... Yo decido hasta donde quiero enseñar" respondí. Ahora, es mi primera fan.

Via Pinterest
Tras ellos, llegaron los amigos y resto de familia. Y el señor Facebook ayudo bastante. Aquí tengo que decir que la acogida fue dispar: 

- Asombro: "¿Tu? ¿Un blog?" acompañado por un arqueo de cejas.
- Incredulidad: "¿Y eso que es lo que es?" Esta es la cara de comer limones.
- Pasotismo: "Ah, si... algo ví por el Facebook" Esta cara es la de parece que me interesa pero en realidad... paso.
- Silencio: Tanto tu como yo, sabemos que tengo un blog pero no sale el tema. Lo obviamos.
Pero es sorprendente y muy gratificante, cuando te dicen que te conocen y que te siguen (Gracias Marian por ser la primera y Gracias Victor y Marta). 

Es así. Cuando dices que escribes un blog te encuentras estas reacciones. Pero es algo tan normal como jugar al Padel. Es más, os diría que es algo que tiende a profesionalizarse. No te puedes imaginar los profesionales que hay por la web que por diferentes razones, han encontrado en el blog una salida, y por cierto muy buena. Me encuentro con mujeres y hombres, que quieren compartir sus conocimientos, su arte, sus experiencias con el resto del mundo o en mi caso, empaparme de ese mundo 2.0 que tanto me está proporcionando. Gracias a todos por compartir.


Y recordando el famoso anuncio de Coca-Cola, te digo que... 

"...Para los optimistas, para los pesimistas, para los que rien, para los que juegan, para los de allí, para los de acá, para los originales, para los sencillos, para los deportistas, para las familias, para los que leen, para los que escriben, para los que disfrutan, para ti, y para ti también que está ahí detrás, para todos.... ¡Escribo un blog!"


¡Que paséis un buen domingo!