¡Muévete!



El otro día iba paseando con Gabriel y me dijo: "Mamá, mis pies están cansados. Andamos mucho..." La verdad es que le meto unos tutes al niño todos los días - extraescolares y demás tareas - que es normal que este cansado. Yo no tengo coche así que voy a la mayoría de los sitios andando y con este tiempo tan bueno, andaremos más. 
Pero si te paras a pensar, no deja de ser "ejercicio" para los niños. Si es bueno para nosotros andar a diario ¿por que no va a serlo para ellos? Es por todas conocido que cada vez más, los niños tienden a realizar actividades más sedentarias, y eso a la larga, no es saludable. Realizar alguna actividad física les ayuda a que crezcan sanos, previene la obesidad infantil, les ayuda a reforzar su autoestima cuando ven que consiguen alcanzar diferentes metas, ganan en autonomía y como no, ayuda a que se relajen del ajetreo del día ... 
















Algunas son tan sencillas y las tenemos tan asimiladas que no nos damos cuenta del bien que le hacemos a nuestros hijos. Y para muestra un botón... Existe la Pirámide de la actividad física. En ella nos explica las actividades que deberían realizar nuestros hijos y con que frecuencia. 
piramide-actividad-fisica

En la base estarían las actividades que deben realizarse todos los días: Ir al colegio a pie o en bici, subir las escaleras en vez de usar el ascensor, ir a hacer la compra o pasear al perro, jugar al aire libre en el parque, recoger los juguetes o ayudar a las tareas en casa pueden ser buenos hábitos.

En el Primer piso nos encontramos con las actividades que deben hacerse varias veces a la semana, alrededor de 3-5 veces en semana. Actividades espontáneas, de intensidad variable, que aumentan la frecuencia cardíaca: ir en bicicleta, patinar, jugar a la pelota, jugar al “pilla-pilla” o al escondite.  Son juegos tradicionales y muy entretenidos que parecen estar olvidados pero ¿Quién de nosotros no recuerda las palizas que nos metíamos jugando al pilla-pilla? Además son juegos tan divertidos que  nos ayudan a socializar con el resto de niños.

En el Segundo piso tenemos las actividades que deben llevarse a cabo regularmente, 2-3 veces en semana. Se trata de actividades que ayudan al niño a mejorar su destreza y coordinación: Natación, Danza, Fútbol... en nuestro caso vamos a Taekwondo. Otra buena alternativa es realizar alguna excursión o actividades deportiva durante el fin de semana. 

Y por último en el Tercer piso están las actividades que se deben reducir al mínimo como el uso del ordenador, de las consolas y de la televisión. Este tipo de actividades resta tiempo a todo lo demás,  movimiento incluido.

Espero que la información os haya resultado útil. A parte de ser bueno para la salud, ¿No creéis que también es una oportunidad para buscar actividades a realizar en familia?
Y vosotras, ¿que actividades realizáis con vuestros hijos?

Hasta pronto!